¿Qué hay más allá de la licencia médica de un colaborador ausente?

¿Qué hay más allá de la licencia médica de un colaborador ausente?


A través de la licencia, el colaborador justifica la ausencia a sus labores, pero poco sabemos del mundo que puede haber detrás de una licencia. Además de enfermedades hay muchas otras razones por las cuales un colaborador presenta una licencia médica.

El ausentismo laboral es un problema que afecta a todas las empresas del mundo. Cada una con sus características, pero todas con trabajadores ausentes de sus puestos de trabajo.

Normalmente, se suelen medir indicadores generales del ausentismo, lo que permite saber qué está pasando por área o por grupo etario o incluso por época del año.

Sin embargo, muy pocas empresas se interesan en saber el porqué de las licencias médicas. Gran error.

¿Por qué?

Porque si esas empresas manejaran las razones detrás de las licencias se encontrarían con situaciones que se repiten en muchos casos, como, por ejemplo:

  • Jefaturas carentes de herramientas de liderazgo.
  • Poca flexibilidad en turnos.
  • Falta de redes de apoyo en relación a los hijos.
  • Entre otros.  

Es por eso que, en este artículo, abordaremos qué hay detrás de las licencias médicas de un colaborador ausente. En otras palabras, cuáles son las verdaderas razones del ausentismo que tiene tu empresa.


¿Ausentismo aceptado y no aceptado?

Hay ausentismo negativo y menos negativo. Al menos a esa conclusión hemos llegado, tras años estudiando esta problemática.

Solemos encontrarnos con muchos casos de licencias médicas de personas que están “sobreexplotadas” porque sus compañeros de trabajo también están con licencia médica, pero de tipo fraudulento o injustificado. Un círculo vicioso perfecto.

A ese tipo de ausentismo es al que llamamos del tipo “negativo”.

Por otro lado, el ausentismo menos negativo es el que asociamos a casos de problemas de salud reales. Cuyas licencias son entendidas y aceptadas por los compañeros de labores. Muchos de ellos nos han dicho: “No tengo problemas en reemplazar a mi compañera enferma. Es mi amiga”.

Y en este punto se abre otra clasificación. Corresponde al enfoque que le dan los trabajadores: el ausentismo aceptado y el no aceptado. En otras palabras, aquel ausentismo que es justificado y entendido por los compañeros de labores versus las ausencias sin justificación médica ni “social”.


Licencias por problemas de cuidado familiar

Partamos por la razón más común y transversal con la que nos encontramos. Las licencias para cuidar a hijos pequeños, pero mayores de 1 año.

En todas reuniones que tenemos con contrapartes, capacitaciones con trabajadores e incluso instancias menos formales como stands o ferias de salud y en las que damos nuestro mensaje de evitar el mal uso de licencias médicas en general, no suele escucharse comentarios negativos de los trabajadores sobre las licencias que mamás o papás deben tomarse por problemas relacionados al cuidado de sus hijos.

Es más, en una encuesta realizada por Inmune, el 65,8% de las personas señaló estar de acuerdo con la presentación de licencias injustificadas para extender el postnatal, mientras que el 33,6% estuvo de acuerdo con utilizar este instrumento cuando hubiese problemas o situaciones familiares que hicieran necesario ausentarse del trabajo.

Y cuál es el problema al que se ven enfrentados miles de padres y madres que trabajan. En temporada normal, es decir, sin pandemia, el principal problema es encontrar cuidador para los hijos cuando están enfermos. Si son mayores de un año, no existe permiso o licencia para este fin.

Por lo tanto, si un hijo se enferma, se produce un colapso familiar para hacer frente a ese cuidado.

Otra situación es la que ocurre con los lactantes. En la mayoría de los casos, las mamás y los papás pueden acceder a salas cunas.

Pero en el caso de los trabajadores de sectores rurales, aunque la empresa tenga sala cuna, los padres no pueden hacer uso de ella.

Muchas veces porque la distancia entre su hogar y la sala cuna es muy grande. Esto implica sacar a sus bebés de 6, 7, 8 meses muy temprano, con frío, para poder llegar al lugar donde cuidarán a sus hijos y luego hacer el mismo ejercicio al término de la jornada para regresar a sus hogares.

Por lo tanto, la logística familiar se vuelve tan compleja, que esa familia suele optar por la licencia médica para la mamá. Es la solución más a mano que encuentran.

Es probable que, si la empresa ofreciera mayor flexibilidad en los horarios de ingreso y salida, sería más factible que esa familia cumpla con sus compromisos laborales.


Licencias por salud mental

En Inmune hemos visto de manera muy frecuente que las licencias de salud mental, relacionadas a depresiones, se originan por duelos a causa de fallecimiento de abuelos, padres u otros familiares cercanos.

Generalmente, en las mujeres de 45 años en adelante pueden llegar a ser depresiones que arrastran por años. Lo peligroso es que, si la licencia no está siendo tratada por un psiquiatra, sino que solo médico general, difícilmente esa depresión será sanada.

En los adultos jóvenes, las licencias por salud mental están más relacionadas al estrés y a la sobrecarga laboral. Sobre todo, en tiempos de pandemia, se ha visto muchas licencias por esta causa en trabajadores que debieron suplir el trabajo de sus compañeros contagiados o que eran grupos de riesgo.

Otra realidad en materia de salud mental es la que viven las personas que tienen miedo de volver a trabajar producto del Covid-19, ya sea porque ellos son grupo de riesgo o porque viven con familiares que lo son. Este tipo de personas han solucionado su problema accediendo a licencias médicas de carácter psiquiátrico.

¿Y para tu empresa? ¿Qué es ausentismo? ¿Cuál es la ausencia que te hace daño?

Un trabajador con cáncer y que por meses no ha asistido, ¿lo consideras ausentismo?

¿Lo mides con la misma vara que al trabajador que faltó por irse a la playa a alargar el fin de semana?

¿Te hacen el mismo daño? ¿Te producen la misma incertidumbre a la hora de organizar la operación?

¿Aplicas el mismo plan para el que no quiere trabajar y para el que no puede ir a trabajar?

Es clave tener respuesta a estas preguntas para comenzar a gestionar el ausentismo de tu empresa de una manera eficiente e inteligente.

¿Quieres conversar sobre esto? Contáctanos.