LEY SANNA

La Ley N°21.063 o Ley de Seguro para el Acompañamiento de los Niños y Niñas (SANNA) regula la cobertura, los requisitos de acceso y las prestaciones de un seguro solidario para padres de menores afectados por enfermedades graves.

Se trata de un seguro obligatorio para los padres y madres trabajadores, el cual les permite cuidar de sus hijos afectados por una condición grave de salud. En concreto, esta Ley les permite ausentarse justificadamente de su trabajo durante un tiempo determinado, con el objetivo de prestarles atención, acompañamiento o cuidado personal, y recibiendo durante ese período un subsidio que reemplace total o parcialmente su remuneración o renta mensual.

Este seguro es financiado por el Estado, a través de un fondo solidario creado en abril de 2017 (ley N° 21.010).

Así, los padres y madres que trabajen, podrán tener una licencia médica para acompañar y cuidar a sus hijos menores que se encuentren con una condición grave de salud definida en la ley.

En abril de 2017 se aprobó la ley N° 21.010, que crea el fondo con que se financiarán los permisos y subsidios para las madres y padres trabajadores. Este fondo se compondrá de una cotización mensual con cargo del empleador o del trabajador independiente, según corresponda, y cuyo monto en régimen será de un 0,03% de las remuneraciones imponibles.

Dicha cotización se implementará gradualmente, en la misma proporción en que se irá extinguiendo la cotización extraordinaria del Fondo de Contingencia de las Mutualidades, hasta alcanzar la cotización de régimen, en enero de 2020. Una vez en régimen, los ingresos del fondo alcanzarán a un monto anual superior a los 13 mil millones de pesos.

De esta forma, el sistema de financiamiento del seguro permitirá incrementar en forma sostenible la cobertura de las condiciones graves de salud que afectan a los niños y niñas, partiendo por el cáncer, continuando con los trasplantes, los desahucios y finalmente, incorporando los accidentes que impliquen riesgo de muerte o generen una secuela funcional grave de carácter permanente para los niños y niñas.

El padre o madre de un niño o niña, que se encuentre afectado por una condición grave de salud, quienes pueden ser:

a) Trabajadores dependientes del sector privado (Código del Trabajo).

b) Los funcionarios públicos.

c) Trabajadores independientes

d) Trabajadores temporales cesantes, entendiéndose por tales aquellos cuya última cesantía haya sido por el término de un contrato a plazo fijo o por obra, trabajo o servicio determinado, que cumplan con los requisitos que establece la ley SANNA.

La cobertura de la Ley SANNA aumentará gradualmente y abarcará las siguientes enfermedades:

a) Cáncer (cobertura a contar del 1° de febrero de 2018).

b) Trasplante de órgano sólido y de progenitores hematopoyéticos (cobertura a contar del 1° de julio de 2018).

c) Fase o estado terminal de la vida (aquella condición de salud en que no existe recuperación de la salud del niño o niña y su término se encuentra determinado por la muerte (cobertura a contar del 1° de enero de 2020).

d) Accidente grave con riesgo de muerte o de secuela funcional severa y permanente (cobertura a contar del 1° de diciembre de 2020).

Para acceder al Seguro de Acompañamiento de los Niño y Niñas, el padre o madre trabajadores deben contar con:

  • Una licencia médica emitida por el médico tratante del o la menor, junto con los demás antecedentes que en cada caso sean requeridos.
  • Tener relación laboral vigente a la fecha de inicio de la licencia médica.
  • El empleador(a) deberá acompañar copia del contrato de trabajo vigente al inicio del permiso.
  • Si se trata de un trabajador o trabajadora del sector público, la entidad pública empleadora deberá presentar un certificado en que se señale la vigencia del vínculo a la fecha de inicio de la primera licencia médica.
  • Registrar, a lo menos, 8 cotizaciones previsionales mensuales continuas o discontinuas, en los últimos 24 meses anteriores a la fecha de inicio de la licencia médica. Las 3 últimas cotizaciones más próximas al inicio de la licencia deberán ser continuas.

Si eres trabajador dependiente del sector privado tienes 2 días hábiles para entregar el formulario de licencia con el informe complementario SANNA a tu empleador.

En el caso de que el trabajador o trabajadora se encuentre acompañando a su hijo o hija en el tratamiento de la contingencia protegida fuera del lugar de domicilio del empleador, se entenderá que cumple con los plazos reglamentarios entregando la licencia médica y el informe complementario SANNA directamente en la COMPIN del lugar en que se encuentre. Sin perjuicio de lo anteriormente señalado, el trabajador o trabajadora deberá enviar electrónicamente copia de la licencia médica a su empleador.

Una vez que el empleador reciba la licencia médica y el informe complementario SANNA, deberá entregar al trabajador una copia timbrada y fechada, sin despegar la parte que cubre el diagnóstico.

Posteriormente, el empleador deberá completar la sección C de la licencia médica y los datos correspondientes del informe complementario para presentarla ante la COMPIN competente (la correspondiente a su domicilio legal) en un plazo no superior a 3 días hábiles desde su recepción, adjuntando además el informe complementario SANNA y copia del contrato de trabajo

Es importante destacar que la Licencia SANNA debe entregarse en la Compin (NO EN LA CCCAF, NI EN LA ISAPRE).

En el caso de que el trabajador o trabajadora se encuentre en un lugar distinto al del empleador y le haya remitido electrónicamente una copia de la licencia médica, el empleador procederá a descargar UN FORMULARIO???? del sitio web www.suseso.cl o www.infocompin.cl y completar todos los datos de su responsabilidad exigidos en el Anexo N° 4 (dos hojas), de la a Circular que regula la Ley SANNA. Posteriormente, debe entregar dicho Anexo a la COMPIN competente, dentro del plazo de 3 días hábiles, contados desde la recepción física o electrónica, adjuntando copia del contrato de trabajo o certificación de la vigencia del vínculo laboral y certificado de cotizaciones previsionales.

Si el padre y la madre son trabajadores con derecho al Seguro podrán hacer uso del permiso conjunta o separadamente, según ellos lo determinen.

Cuando ambos padres sean trabajadores con derecho a las prestaciones del Seguro, cualquiera de ellos podrá traspasar al otro la totalidad del permiso que le corresponde, en los casos de cáncer y de trasplante de órganos sólido y de progenitores hematopoyéticos. Para los casos de accidente grave con riesgo de muerte o de secuela funcional grave y permanente, sólo se podrá traspasar hasta dos tercios del período total del permiso.

La decisión de traspaso del permiso deberá ser comunicada a la o el empleador del padre o la madre que hará uso del permiso (conforme al Formulario de aviso para el traspaso del permiso SANNA), a la entidad pagadora del subsidio y a la entidad administradora del Seguro, en la forma y plazos que establezca el procedimiento fijado por la Superintendencia de Seguridad Social. Con todo, la decisión de traspaso deberá ser informada, a lo menos, con cinco días hábiles de anticipación a la fecha de inicio del período traspasado.

Cuando opere el traspaso del permiso, el subsidio a que dé lugar se calculará sobre la base de las remuneraciones, rentas o subsidios que correspondan al padre o madre que haga uso efectivo del permiso.

Cuando el cuidado personal del niño o niña lo tenga un tercero distinto del padre o la madre, otorgado por resolución judicial, sólo éste podrá hacer uso del permiso, en los mismos términos que habría correspondido al padre o madre.