El Mercurio: Seis de cada 10 trabajadores afirman sufrir estrés posvacacional

De acuerdo al estudio de Randstad, el 87% manifiesta sentir algún tipo de trastorno después de volver a la oficina, siendo los principales ansiedad (19%), insomnio (16%), tristeza (11%) e irritabilidad (10%).

A pesar de que el propósito de las vacaciones es distraerse, desconectarse del trabajo y realizar actividades recreativas que durante el año no se pueden llevar a cabo por diferentes razones, según el estudio ‘Tendencias de Capital Humano’, de la consultora multinacional de RR.HH. Randstad, el 61% de los trabajadores declara sufrir estrés posvacacional.

Las principales causas mencionadas hacen referencia a que no logran desconectarse por completo de las obligaciones laborales durante su período de descanso (26%), a la angustia que genera volver a la rutina y la presión por cumplir los objetivos (25%), y a la preocupación que supone pensar en las responsabilidades que se han acumulado durante el tiempo de ausencia (21%). En tanto, un porcentaje menor señala que esta sintomatología se presenta debido a que no hay buen clima al interior de su equipo de trabajo (14%), a que tiene roces con su jefe directo o con sus pares (11%), y el 3% restante es atribuible a otras razones.

Felipe Lagos, director de Randstad Professionals de Randstad, explica que si bien este tipo de estrés tiene que ver con un proceso bastante normal que se genera tras la época estival, el que implica retomar el cumplimiento de metas y enfrentar un nuevo año, sumado a la necesidad de readaptarse rápidamente al ritmo que demanda la oficina; no hay que pasar por alto que el 31% de los encuestados considera que requeriría ayuda psicológica profesional para superar esta sintomatología.

‘Y es que pensar en volver a los hábitos normales implica un sobreesfuerzo físico, intelectual o una tensión emocional para la mayoría de las personas. De hecho, el 87% manifiesta algún tipo de trastorno después de volver a la oficina, siendo los principales: ansiedad (19%), insomnio (16%), tristeza (11%) e irritabilidad (10%), lo que es natural si pensamos que 57% afirma contestar los mensajes de WhatsApp relacionados con el trabajo mientras está de vacaciones’, explica Lagos.

Tan alta es la penetración, que el 87% de los participantes piensa que esta aplicación de mensajería se transformó en una plataforma más para gestionar asuntos del ámbito laboral, cifra que llega incluso a 90% entre los jóvenes de 18 a 24 años. ‘Hemos llegado a un momento en que la tecnología nos recuerda constantemente que estamos a un solo clic de distancia de nuestros colegas, particularmente los nativos digitales que prácticamente no se despegan de sus dispositivos móviles y que no pueden vivir sin estar navegando en la red’, dice.

A pesar del contexto social actual, el ejecutivo agrega que igualmente es posible que las organizaciones tomen medidas al respecto para mitigar este efecto. ‘Se recomienda tener protocolos corporativos para organizar la operación previamente, armando un plan de contingencia durante los días de ausencia en caso de cualquier incidencia, aparte de dejar responsables que tengan el conocimiento para dar soluciones. De esta forma, el equipo está preparado y capacitado para dar continuidad al negocio y la posibilidad de desconexión es mayor’.

Desconexión

La poca desconexión con el equipo de trabajo y las labores que se desempeñan es uno de los principales motivos de este estrés.

Fuente: El Mercurio, Economía y Negocios, Capital Humano, Lunes 17 de Febrero del 2020.